Furor por el Furoshiki

furoshiki

La bolsa de la compra de plástico además de fea se ha convertido en un problema ambiental. Hacer compras con estilo, hoy en día, requiere unas nociones básicas de furoshiki.

Con esta técnica milenaria japonesa envuelves, trasportas, regalas o empaquetas lo que necesites, con resultado espectacular. Los japoneses casi lo habían olvidado, por eso su gobierno ha vuelto a ponerlo de moda con una campaña de educación ambiental para reducir los residuos Mottanai Furoshiki .  COGERSA en Asturias también apuesta por él para dar a conocer su campaña hogares residuo cero.

Cualquier pañuelo cuadrado sirve como furoshiki, pero además puede ser una forma de transportar el almuerzo con el bento bako, o tartera en japonés, y convertirse luego en un improvisado mantel. Cuando te aburras de él puedes practicar wrapagami, es decir, usarlo como envoltorio y regalarlo.

Mi abuela diría que se parece a un hatillo, pero claro no suena igual. El japonés queda mucho mejor como lengua oficial del reciclaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *