Entusiasmados con el compostaje

compos

“Ingredientes para llevar a cabo una campaña de compostaje doméstico: Un buen puñado de ciudadanos comprometidos con ganas de aprender, un espacio para compartir las experiencias propias y enriquecerse con las ajenas, un poquito de paciencia y mucha, mucha ilusión”

Montones de entusiasmo. COGERSA.1 Campaña de Compostaje Doméstico. Recursos Ambientales Mendroyada.

Desde hace un mes hemos colocado en un lugar importante y visible en nuestro jardín una compostadora. Ahora somos los “pastores” de un montón de seres vivos que viven en ella: bacterias, hongos, lombrices, insectos y otros pequeños invertebrados, que tienen una función vital en el reciclaje de la materia orgánica.

Tenemos que ocuparnos que nunca les falte aire, agua, ni por supuesto comida. Como si de una dieta equilibrada se tratara, a la compostadora tratamos de aportarle la mayor variedad posible de residuos disponibles. Dalia y Begoña vienen con los sus residuos orgánicos desde sus domicilios y Senén y Alberto aportan los restos del almuerzo. Para completar la dieta se mezclan con los restos verdes del mantenimiento del jardín.

Todos ya están calculando como su bolsa de la basura baja día a día y Begoña pesa todos los días la basura para dejar bien claro que es cierto, que más de la mitad de su bolsa deja de engordar el vertedero con un destino mejor: la obtención de compost.

Después de varios años diseñando y coordinando campañas de compostaje doméstico, y comprobar que los participantes en las mismas adquirían un alto nivel de compromiso y sensibilización, estamos disfrutando nosotros mismos de la experiencia.

Ahora, entre todos pensamos en cómo trasladar a más gente la experiencia, cómo poner en marcha experiencias de compostaje comunitario, y  cómo trabajar en nuevas iniciativas de huertos urbanos y de agricultura ecológica.

Hoy creemos más que nunca que la recogida selectiva sólo tendría éxito sin incorpora la recogida complementaria de materia orgánica. Es muy fácil, solo necesitamos un pequeño espacio en el jardín o en el balcón y un montonín de entusiasmo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *